27 enero 2015

¿Podría el Universo haber sido creado por causa de la Tierra?

universo

Hace unos días leí un artículo en Flipboard (ver artículo aquí) que me llamó mucho la atención. La verdad, nunca pensé que los científicos (astrónomos, físicos, hasta el mismo Hawkings) consideraran que la formación del universo tal y como lo conocemos estuviera ligado a la vida terrestre, es decir, que el universo hubiese sido formado por causa de la Tierra. Dicho de otro modo, la Tierra no podría tener todos los elementos que permiten que sea habitable, si el universo estuviera diseñado de forma diferente. Todas las leyes fisicas de la Tierra, son posibles gracias a la configuración del universo. Si éste quisiera cambiar en algo su configuración – aunque sea milimétricamente – la Tierra ya no podría subsistir. Esta teoría se denomina Principio Antrópico, desarrollada en 1973 por el físico Brandon Carter.

Y no se si estoy en lo correcto, pero de alguna manera el relato de Génesis 1 (Creación) resulta consecuente con esta postura, ya que las estrellas (lumbreras), el sol y la luna fueron creados el día cuarto, cuando la Tierra ya tenía separadas sus aguas, estaba la parte seca y los mares y había hierba. Luego de eso crea las lumbreras de los cielos para establecer las estaciones, para contar los días y los años (tenga en cuenta que Dios tenía pensado establecer un calendario).

14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años,

15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.

16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.

17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra,

18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.

Génesis 1:14-19 (RV60)

No soy bióloga, no puedo desarrollar mas en profundidad la idea a continuación, pero si me acuerdo lo que me enseñaron en el colegio: que la vida es posible gracias a la fotosíntesis, y que la actividad del sol y de las plantas y los árboles son fundamentales para nuestra existencia. El relato de Génesis es sumamente coherente con esto, la creación sigue un orden lógico en cuanto a las condiciones necesarias para la vida en la Tierra. Los animo a leer el relato de la creación con calma, de seguro terminarán maravillados de la infinita sabiduría y poder de Dios desplegados en la formación de la vida terrestre.

¡Gloria al Señor!

EUDV Blog

24 enero 2015

El Gran Dios – Britt Merrick

No se si los libros son buenos en sí mismos, o uno los percibe buenos en la medida que los lee en el momento justo. Este libro del que les voy a hablar me lo regalaron para mi cumpleaños, y como tengo muchos libros para leer – en la cola – lo dejé en mi velador a la espera de su turno.

Por estos días me encuentro de vacaciones, y mis vacaciones son laaargas (soy Ing. Comercial, pero me dedico a la docencia) entonces había planificado mas o menos hacer muchas cosas en vacaciones:

– Llevar a los niños al médico (done)

– Ir yo misma al médico, exámenes rutinarios de control médico (he pedido la hora, algo es algo)

– Renovar mi carnet de identidad (done)

– Terminar un amigurumi (ver aquí si no sabe a que me refiero) para una amiga que me lo había pedido hace tiempo (en proceso)

– Llevar la estufa al servicio técnico, hay que prepararse para el invierno! (not yet)

– Preparar algunas clases 2015 de un ramo nuevo que tengo que enseñar (uff, en serio?!)

– Y para finalizar, terminar de leer todos los libros a medio leer, y los que me he comprado y aun no leo (tarea a medio completar).

La cosa es que comencé por terminar el libro de Virginia Wolf – Mrs Dalloway, una vez terminado me cambié al Perdida de Gillian Flynn, y estaba en eso cuando mi abuela (que vive con nosotros) cayó gravemente enferma, postrada, dependiente de nosotros por completo, por lo que hemos tenido que cuidarla día y noche, y todos mis planes se esfumaron, porque nuestras vidas hoy por hoy giran en torno a mi abueli. Turnos para cuidarla, para asearla, para darle de comer, etc, etc.

el gran dios

En medio de todo este caos, y necesitando mucho mas al Señor, dejé de lado los libros “seculares” por decirlo de algún modo, y abrí el libro naranjo: El Gran Dios. Y lo que encontré en esas páginas fue oro puro. Fue una sacudida para volver al Señor con todo mi corazón, a adorarle en aquellas cosas en que había dejado de adorarle. La lectura en sí misma fue una bofetada (pero una bofetada amorosa) para mí, como si el Señor me tomara de la mano y me dijera: “No es por ahí, te desviaste, es por acá.”

El Gran Dios nos muestra las verdades bíblicas relacionadas con las consecuencias prácticas de una vida que depende del Señor completamente y que confía en Él como niño que confía en un padre amoroso. También nos muestra las consecuencias en la vida diaria de No demostrar plena confianza (fe) en Dios.

“Sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6), pareciera ser el tema central a la vez que tangencial en todo el libro.

El libro esta dividido en 11 capítulos, y se basa en Hebreos 11, coincidencia? No sé, habría que preguntarle al autor :)

El capítulo 1 se denomina “Cuando mi corazón está abrumado”

Cap 2: ¿El salón de la fe?

Cap 3: La fe que adora (Abel)

Cap 4: La fe que anda (Enoc)

Cap 5: La fe que trabaja (Noé)

Cap 6: La fe bien dispuesta (Abraham)

Cap 7: La fe que espera (Sara)

Cap 8: La fe puesta a prueba (Abraham con Isaac)

Cap 9: La fe que vence (Moisés)

Cap 10: La fe que recibe (Rajab)

Cap 11: La fe guerrera (David y el resto)

Los animo a adquirir este libro, o a regalarlo, de verdad, es un buen libro para todos aquellos que por algún motivo nos hemos dejado seducir por lo que el mundo ofrece y nos hemos apartado (aunque sea un poquito) del lado del Señor. Mientras lo leo, me viene a la mente este versículo:

“Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor” (Apocalipsis 2:4)

Este libro me ha ayudado a reconocer que Dios desea tener el dominio de todo nuestro corazón, y en ese sentido nos cela cuando alguna parte de éste no lo hemos dedicado al cien por ciento.

Una lectura recomendada para aquellos que están deseosos de estar mas cerca del Señor y que tienen el firme anhelo de amarlo con todo el corazón.

***Nota: El autor del libro muestra claramente su postura mileniarista, postura sostenida por el también célebre escritor de libros, John MacArthur. Personalmente sostengo la postura amilenial, pero para efectos prácticos y de fe, considero que éstas diferencias no pertenecen a las verdades centrales del evangelio, por lo que no debiera ser un tema que divida a los cristianos.

EUDV Blog.

16 diciembre 2014

No hay tiempo para ser legalista.

Legalista: dícese del cristiano (seguidor de Jesucristo) que cree cumplir todas las exigencias externas de su profesión de fe, a la vez que exige de los demás perfección. A la primera muestra de debilidad o pecaminosidad del hermano, éste “perfecto cristiano” le recita todas las concordancias bíblicas posibles para corregir sacarle en cara lo contumaz que es. Un requisito fundamental para ostentar el título de legalista: ser hipócrita.

Creo que mi experiencia es tranversal a todas las generaciones, razas, edades, etc, etc. ¿Quién no se ha topado en la iglesia con personas así? Por este tipo de “hermanos” es que muchos abandonan las iglesias y otros dudan de la veracidad del evangelio.

Por otra parte, y mirado desde otro ángulo, ¿Quién no ha sido legalista? Me atrevo a decir que todos los que hemos creído en Cristo, en algún momento – generalmente en los inicios – de nuestra vida cristiana, pecamos de cínicos. Nos creemos mejores que el resto de los mortales, mejores que los hermanos y mejores que el pastor… Mejores que David, que Judas, que Pedro, que Elías, que Jacob, que Saúl, en resumen… mejores que el resto de los mortales.

El legalismo es sólo la evidencia de que existe algo aún peor, diríamos que es como la punta del iceberg. El legalismo deja al descubierto lo apartados que estamos del Señor.

La persona que está ocupado/a en crecer a la estatura de Cristo, no tiene tiempo para ser legalista. El querer glorificar a Dios, consume – o debiera consumir –  todo nuestro tiempo. Nuestras energías debieran estar enfocadas en nuestra auto crítica constante, porque la verdad es que no somos mejores que nadie.

El juzgar a los demás

(Lc. 6.37-38,41-42)

No juzguéis, para que no seáis juzgados.

Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.

¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?

¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?

!!Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

30 noviembre 2014

Los ídolos exigen fidelidad

Estas últimas semanas, el pastor de la iglesia donde me congrego ha estado tratando una serie de sermones acerca de los 10 mandamientos, cómo fueron dados por Dios para mostrar su carácter santo, y cómo hoy día éstos siguen vigentes, debido a que el carácter de Dios no ha cambiado.

Algunos puntos que se deben tener presente para entender este tema son:

1. Es cierto que los 10 mandamientos fueron dados a Moisés, en el contexto del Antiguo Testamento (AT), pero la salvación no dependía del cumplimiento de los mandamientos por parte de lo judíos. Cabe recordar que Dios los había salvado (librado de la esclavitud) de la opresión egipcia antes de darles los 10 mandamientos, por lo tanto la salvación era por gracia en el AT como también lo es hoy.

2. Los 10 mandamientos EXIGEN que se ame a Dios primero con todo el corazón, con todas las fuerzas y con toda la mente. Éstos no son un listado que se debe cumplir externamente para creer que se está bien con Dios. Tal como el joven rico, algunos de nosotros podemos estar tentados a decir: “Yo he cumplido todo esto desde mi juventud” (Mateo 19:16-26), pero lo cierto es que mientras pensamos que estamos agradando a las personas que nos rodean, sin duda podríamos estar muy, muy lejos de Dios.

3. El que dice que permanece en Jesús “debe andar como él anduvo” (1 Juan 2:6). Y la forma de demostrar que se permanece en Cristo (es decir, que se es “cristiano”) es reflejar el carácter santo de Dios. Para no poner una carga pesada en los lectores, hay que mencionar que en el camino del cristiano se cometen muchos errores, muchas faltas; algunos con consecuencias nefastas. La vida cristiana no está exenta de problemas, pero tampoco de alegrías. Algunas veces nos encontramos subiendo una montaña empinada y creemos que no podemos más, otras veces nos encontramos en un valle, un oasis de felicidad. Cualquiera que sea la situación que estemos atravesando, siempre necesitamos la guía del Señor plasmada en Su Palabra.

4. La buena noticia es que el perdón continuo de nuestro Señor Jesús sigue estando vigente después de mas de 2.000 años. Siempre podemos ir a Él cuando pecamos, cuando hemos ofendido a Dios, cuando nos alejamos de sus caminos. Podemos arrepentirnos de corazón y experimentar el alivio del perdón y de la carga de nuestros deseos corruptos (la mayoría de ellos, sí.)

Quise escribir este post porque hubo una frase que me impactó: “los ídolos exigen fidelidad”.

Dios exige fidelidad, porque nuestro corazón tienden a querer ser fiel a algo. Si no se es fiel a Dios, seremos fieles a algo más. Dios exige adoración, porque nuestro corazón necesita adorar algo. Si no se adora a Dios, adoraremos cualquier otra cosa: nuestro trabajo, nuestros hobbies, nuestra posición, a nuestras parejas, al dinero, al reconocimiento, a la satisfacción de nuestros deseos, etc, etc… Y muchas veces, en la carrera por satisfacer nuestro corazón, nos volvemos egoístas y autocentrados, todo tendrá que ver con nosotros, y encontraremos vías justificadas racionalmente para recorrer un camino que mas adelante podríamos lamentar.

Para escuchar éste y otros sermones relacionados con los 10 mandamientos, haga click AQUÍ.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 283 seguidores